TRUCOS Y CONSEJOS

7 consejos para ahorrar en consumo eléctrico de aparatos del hogar

Los electrodomésticos son los que comportan un mayor consumo eléctrico en los hogares. Por ello hay que tener en cuenta los hábitos de consumo que se realizan y lo que gasta cada aparato eléctrico.

< Volver al blog
ahorro de luz

Una de las mejores maneras de ahorrar en nuestro recibo de la luz es controlar el consumo eléctrico de los aparatos de nuestro hogar.

Algunos datos

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), los electrodomésticos que más consumen en un hogar son (datos aproximados):

  • el frigorífico (662 kWh)
  • el congelador (563 kWh)
  • la televisión (263 kWh)
  • la lavadora (255 kWh)
  • la secadora (255 kWh)
  • el lavavajillas (246 kWh)

Cambiando algunos hábitos relacionados con el consumo eléctrico de los electrodomésticos podemos ahorrar hasta un 40% en la factura de la luz.Te dejamos algunos consejos para ahorrar.

consejos para ahorrar aparatos eléctricos del hogar

Ahorrar con el Frigorífico

El frigorífico es el electrodoméstico que más consume, se mantiene encendido las 24 horas del día.

Para poder ahorrar hay que situarlo en un lugar donde no esté sometido a temperaturas altas, que no le de el sol.

Importante también un buen mantenimiento, hay que descongelarlo a menudo. De esta forma no se formarán placas de hielo y funcionará perfectamente.

Ojo con la temperatura, una temperatura de entre 3ºC y 7ºC para el frigorífico y para el congelador de -17º, es suficiente. Ten en cuenta que por cada grado de disminución se gasta un 5% más de energía.

Cuanto más se abra y cierre la puerta del frigorífico más consume, por lo que cuando vaya a abrirlo habrá que sacar todo lo necesario. además no introducir alimentos demasiado calientes, puede evitar una mayor utilización de energía para enfriar los alimentos y bebidas.

Si estás pensando en comprar uno nuevo, te recomendamos que sea eficiente, de clase A+++. Te saldrá un poco más caro, sí, pero a la larga notaras un gran ahorro de luz. Este tipo de aparatos consumen aproximadamente un 80% menos de energía que uno de clase D.

El frigorífico es el electrodoméstico que más consume, el próximo que compres que tenga la máxima calificación energética.

Ahorrar con con la Lavadora y el Lavavajillas

Hay que ponerlos cuando tengamos suficiente carga. De este modo no solo estaremos ahorrando electricidad sino también agua, jabón y tiempo. Además, utilizar programas cortos y lavados en frío o hasta 30 grados (ya que la mayor parte de la energía se utiliza para calentar el agua) nos ayudará a ahorrar electricidad y a gastar menos agua.

Una lavadora o una Lavavajillas de clase A+++ pueden consumir casi la mitad de energía que los de clase D, tenlo muy en cuanta si estás pensando cambiarlos.

Con un buen uso del lavavajillas y lavadoras estaremos ahorrando energía, pero también agua, que no es menos importante.

Ahorrar con el Horno y la Vitro-cerámica

Cuando utilices el horno, no abras y cierres la puerta de forma continuada, se desprende el calor y se consume más al tener que recuperarlo.

Y siempre que puedas, mejor usar el micro-ondas, consume mucho menos.

Con respecto a la vitro-cerámica procura que los recipientes sean más grandes para que absorba todo el calor posible.

Aunque sean algo más caras las cocinas de inducción son más eficientes.

Ahorrar con la televisión

¿Sabías que el ‘stand by‘ del televisor consume tanto como un ordenador a pleno rendimiento? Pues sí, lo hace. Por eso, además de apagar la televisión cuando nadie la esté viendo tiene que desconectarla de la corriente. No dejes el televisor en modo stand-by.

Si conecta todos los equipos asociados a una base de conexión múltiple, con un sencillo apagado, desconectarás todos!!

La pantalla que más consumo eléctrico tiene es la de tubo, le siguen las de LED y después las de LCD. Así que si estás pensado en comparar una nueva tele, mejor LCD.

Ahorrar con otros electrodomésticos

El mejor consejo es apagar completamente los aparatos, nunca dejarlos en modo stand-by. Y siempre que podamos concertar su uso.

A la hora de comprar nuevos electrodomésticos optar por equipos con la máxima calificación energética, lo puedes saber revisar el etiquetado de los aparatos.

Ahorrar con el Aire acondicionado

Es importante marcar una temperatura 24 y 26 grados y realizar un enfriamiento progresivo para no consumir en exceso y tener una temperatura agradable. Además, no es conveniente que exista una gran diferencia de temperatura entre el exterior y el interior. Ajusta el termostato a la temperatura deseada para mantenerlo.

Evita abrir puertas y ventanas mientras el aire acondicionado esté funcionando para evitar pérdidas de energía.

Corre cortinas y baja persianas en las horas más calurosas para evitar el sobrecalentamiento de la casa. Ventila, en horas de menor calor, aprovecha el aire exterior para refrescar la estancia.

Cuanto más eficiente sean los equipos mejor. La clasificación energética es el indicador de eficiencia energética del aparato, por tanto, a mayor calificación energética, expresada en letras que van de la A a la G, menor consumo de energía. Un equipo de aire acondicionado eficiente gasta hasta un 60% menos de electricidad que uno de alto consumo que ofrezca las mismas prestaciones.

Los modos Eco y los sensores de presencia te ayudarán a hacer un uso más eficiente y no derrochar energía.

Ahorrar con la Calefacción

Lo primero es escoger concienzudamente el sistema de calefacción. Es recomendable acudir a un equipo de expertos que asesoren en función de la zona en la que vivimos y nuestras necesidades sobre qué sistema de calefacción es más rentable para nuestro hogar.

Mantener la temperatura entre 18 y 22 grados. Esta es la temperatura recomendada en nuestro hogar. Cada grado que se suba supondrá un incremento del 5% en nuestra factura. Bajar el termostato cuando no estamos en casa.

Mantener el sistema de calefacción en perfecto estado. Realiza una revisión de la instalación antes de que empiece el invierno y sobre todo cuando dejes de utilizarla definitivamente.

La calefacción es el gasto energético más importante en un hogar, cada grado que incrementemos sobre la temperatura de consigna puede incrementarnos la factura un 5%.

Ahorrar con la iluminación

El consejo más evidente es aprovechar todo lo posible la luz del día, sube persianas y corre cortinas. Utilizar colores claros en las paredes y techos permite aprovechar mejor la luz natural y así reducir el uso de luz artificial.

Utiliza bombillas y lámparas de bajo consumo o tecnología LED. Para un mismo nivel de iluminación, ahorran hasta un 80% de energía y duran ocho veces más. Mantener limpias las lámparas y las pantallas aumenta la luminosidad, sin incrementar la potencia. Sustituir las bombillas convencionales por las de bajo consumo o LED.

La sustitución de iluminación de bajo consumo o LED, además de reducir el consumo permite reducir la potencia de tu instalación, lo que también significa un ahorro importante.

En zonas de paso, si puedes detectores de presencia para que las luces se enciendan y apaguen automáticamente.

Y no te dejes las luces encendidas!!

    Además de estos consejos también puedes ahorrar en tu factura de la luz eligiendo una tarifa que se ajuste a tu perfil de consumo. Compara con Watiofy las diversas ofertas existentes, te ayudamos a elegir la oferta que más se ajusta a tus necesidades y a tu bolsillo.