Gas

Gas

Ver temas

¿Es posible ahorrar al cambiar mi contrato de gas?


Ahorrar al cambiar tu contrato de gas es posible. Siempre y cuando las tarifas que ofrecen el resto de competidores del mercado libre cuenten con mejores condiciones que la tuya. Y la TUR (Tarifa de Último Recurso) esté fijada en un precio que supere a todas ellas.

Teniendo en cuenta la cantidad de comercializadoras que existen, es muy posible que esto suceda. Sin embargo, puede que el ahorro resulte muy pequeño. Tanto, que muchas personas permanecen en su compañía solo por no llevar a cabo los trámites para cambiarse a otra.

La situación puede ser muy distinta en el caso de ofertas y promociones para nuevos clientes. En este caso, puedes encontrarte con la posibilidad de ahorrar una importante cantidad de dinero mientras la promoción se mantenga. Aunque también debes estar atento a las condiciones de tu nuevo contrato.

Al pensar en tu estrategia de ahorro, ten en cuenta también cuáles son tus horas habituales de consumo. Algunas compañías comercializadoras ofrecen precios especiales para momentos del día. E incluso pueden no cobrarte el gas consumido en determinadas franjas horarias que tú elijas.

¿Cuánto hay que pagar por cambiarme de comercializadora?

Siempre y cuando no tengas un contrato de permanencia con tu compañía actual, no pagarás nada por el cambio. Tendrás que esperar entre 15 y 20 días hasta que se haga efectivo. Pero, más allá de eso, no te encontrarás con ningún inconveniente más.

De todos los trámites necesarios para el cambio se hace cargo la nueva compañía. Esto facilita mucho el proceso, y puede ser una razón más para dejar la que ha sido tu compañía comercializadora hasta ahora y cambiarte a una nueva.

¿Vale la pena cambiar mi contrato de gas?

Dado que es un proceso muy sencillo, te valdrá la pena cambiar de contrato siempre que exista algún aliciente. Que vendrá lógicamente determinado por las características de los contratos que ofrezca la nueva compañía.

Si no tienes que abonar ninguna penalización por cambiar, e intuyes que podrías estar pagando menos por tu tarifa de gas, nada como entrar en el comparador de watiofy. De forma rápida y sencilla, sabrás si tu tarifa actual es la más adecuada a tus necesidades o si hay otras que podrían ofrecerte un mejor precio y condiciones.


¿Cómo cambiar de comercializadora de gas natural?


Cambiar de comercializadora de gas natural es un proceso sencillo. No necesitarás de mucho tiempo para ello. Y puede suponer para ti un ahorro importante en tus facturas.

Ninguna comercializadora del mercado libre puede impedirte marcharte a otra de la competencia.  Por esa razón, los cambios de comercializadora son muy habituales por parte de los usuarios. Especialmente en los casos en los que no existe ningún tipo de compromiso de permanencia.

En el caso de las comercializadoras de referencia, no solo puedes cambiarte siempre quieras a otra tanto del mercado libre como el regulado. Además, no pagarás ningún tipo de penalización al hacerlo. Ninguna comercializadora de referencia puede por ley ofrecerte un contrato en el que exista un compromiso de permanencia.

Otras ventajas de las que puedes aprovecharte en caso de cambiar de comercializadora de gas es que podrás llevar a cabo modificaciones en  tu contrato. Tanto en el caso del titular del contrato como el del número de cuenta bancaria en el que se hará la correspondiente domiciliación.

¿Qué tengo que hacer para cambiar de comercializadora de gas natural?

El proceso es muy sencillo. Y será la nueva compañía con la que contrates la tarifa quien realice la mayor parte del trabajo. Eso no quita que tú tengas que llevar a cabo algunos pasos, que te detallamos a continuación:

¿Cuánto tengo que pagar si quiero cambiar de comercializadora de gas natural?

Eso dependerá del tipo de contrato que tengas. Como te indicábamos arriba, no pagarás nada si tu actual tarifa es la TUR (Tarifa de último recurso) ya que, por ley, no existen penalizaciones al hacerlo.

La situación es diferente en caso de que tu comercializadora de gas sea una del mercado libre. En esa circunstancia, puedes haber firmado un contrato que exija una permanencia de un periodo determinado de tiempo. Así como una penalización en caso de no respetarla.

Tanto en un caso como en otro, tendrás que valorar las condiciones que te ofrecen las otras comercializadoras del mercado.  A veces no resulta nada sencillo. Y puede ser muy útil para ti contar con un comparador de tarifas capaz de mostrarte las más adecuadas a tus necesidades actuales.


¿Cuánto cuesta cambiar de compañía gas?


Si te estás preguntando cuánto cuesta cambiar de compañía de gas, es porque probablemente  no te encuentres contento con lo que pagas al mes o cada dos meses en tu factura. O bien porque piensas que existen gastos ocultos que afloran en el momento en el que te decides a cambiar de compañía.

Sin embargo, lo cierto es que habitualmente no tendrás que pagar nada por cambiar de comercializadora de gas natural. A menos, eso sí, que hayas firmado un contrato con compromiso de permanencia. En cuyo caso tendrás que abonar la cantidad correspondiente por cambiarte antes de la finalización de tu contrato.

Al contrario de lo que sucede con las compañías de telefonía, no es habitual que existan contratos con compromiso de permanencia de las compañías comercializadoras de gas. De hecho, el gobierno prohíbe que estas existan dentro del mercado regulado del gas, por lo que las compañías de referencia no podrán ofrecerlos.

¿Cuánto cuesta cambiar de compañía de gas en términos de tiempo?

Tu compañía de gas natural no podrá poner trabas si decides cambiarte de comercializadora. Sin embargo, tendrás que pasar por una serie de trámites para poder hacerlo. Y esperar un periodo de unas dos o tres semanas para que se haga efectivo el cambio a la nueva compañía.

Más allá de eso, el tiempo que necesitas dedicar no será mucho, ya que será la nueva compañía de gas a la que vas a cambiarte la que llevará a cabo todos los trámites. Ten en cuenta, sin embargo, que te pedirá los siguientes datos:

¿Cuál es el mejor momento para cambiar de compañía de gas natural?

Si llevas tiempo sin estar conforme con lo que pagas de gas, o has visto ofertas de otras compañías que crees que te ofrecen mejores condiciones, éste puede ser un buen momento para cambiar de comercializadora. Sobre todo si no has firmado ningún contrato de permanencia y por lo tanto no tienes que abonar ninguna penalización.

Para facilitarte este proceso, en watiofy no solo te ayudamos a saber cuánto cuesta cambiar de compañía de gas. Además, te ofrecemos el mejor comparador de tarifas de gas del mercado para que ahorres tiempo y dinero eligiendo la que mejor se adapta a tus necesidades.

Si estás pensando en cambiar de compañía comercializadora, o vas a dar de alta el gas en tu nuevo hogar o negocio, prueba watiofy. Y ahorra desde el principio en tu factura de luz o gas.


¿Cómo elegir la mejor oferta de gas natural?


Elegir la mejor oferta de gas natural es un proceso en el que tendrás que tener en cuenta diferentes factores. Y que exige de mucha información y atención para poder llevarse a cabo con éxito.

En primer lugar, es fundamental que conozcas todos aquellos conceptos por los que pagarás de gas. Así como los impuestos incluidos en tu factura, y que abonarás independientemente de la compañía distribuidora que tengas contratada.

En segundo lugar, es importante que te informes de cuánto pagarás por aquellos cuyo coste sí depende del precio que cada compañía del mercado libre establece. O a cuánto están marcados en el trimestre en el que vayas a contratarlos dentro del mercado regulado del gas.

A continuación, vamos a hablarte de todos estos conceptos. Como siempre, si tienes alguna duda puedes contactar con watiofy en el 91 91 98 300, para que te la resolvamos. O bien acudir directamente a nuestro comparador de tarifas de gas y luz para que conozcas cuál es la tarifa de gas más conveniente para ti en función de las características de tu consumo.

¿Cómo elegir la mejor oferta de gas natural teniendo en cuenta el precio del Término Variable y el Fijo?

Para poder seleccionar la mejor tarifa de gas, existen dos conceptos clave que debes tener en cuenta. Y que siempre encontrarás en tu factura: el Término Fijo y el Término Variable.

Promociones, Descuentos, Servicio de Mantenimiento y otros factures que pueden ayudarte a e elegir compañía

Aunque en el mercado de gas las empresas no ofrecen tantas ofertas como en otros, muchas veces puedes beneficiarte de importantes promociones. Capaces de marcar una gran diferencia para tarifas de tipo 3.3 o 3.4 de gas que tienen un alto término fijo.

Otro factor que puedes tener en cuenta, sobre todo si el uso de tu punto de suministro está relacionado con una actividad profesional, son los servicios técnicos adicionales que puede ofrecerte tu compañía. O los descuentos aplicables a determinados momentos del día que tu comercializadora pueda ofrecerte.

Por último, valora el tiempo de permanencia que la compañía comercializadora puede exigirte a cambio de servicios adicionales o promociones. Así como los cambios en el contrato que puedan darse una vez finalizado el periodo de la oferta.

AYUDARTE A ELEGIR LA MEJOR OFERTA DE GAS NATURAL, LA RAZÓN DE SER DE WATIOFY

Watiofy nace con el objetivo de ayudarte a comprender mejor el mercado del gas y la luz. Para que así conozcas todo lo que necesitas saber sobre su funcionamiento y tomes mejores decisiones en relación  tu consumo de gas y luz.

Además, desde nuestra web te ofrecemos un  comparador de tarifas de gas diseñado para ahorrarte mucho trabajo y garantizarte la tarifa de luz o gas más adecuada para ti. Tu mejor aliado para saber, en segundos, cómo ahorrar en tu tarifa de luz y gas y aprovecharte de las mejores ofertas y condiciones que te ofrecen las distintas comercializadoras del mercado.


Si estoy de alquiler ¿puedo cambiar el contrato de gas?


Es posible cambiar el contrato de gas cuando estás de alquiler. Tal y como recoge el artículo 20.3 de la Ley de Arrendamientos Urbanos:

 Los gastos por servicios con los que cuente la finca arrendada que se individualicen mediante aparatos contadores serán en todo caso cuenta del arrendatario

Sin embargo, antes de que elijas con qué compañía quieres contratar el gas, tendrás que cambiar la titularidad del contrato. Un proceso muy sencillo que incluso el arrendador puede hacer por ti.

¿Cómo puedo cambiar el contrato de gas cuando estoy de alquiler?

Teniendo en cuenta todo lo anterior, puedes cambiar de compañía comercializadora como inquilino de una vivienda. Sin embargo, no podrás hacer lo mismo en relación a tu distribuidora.

Tu distribuidora de gas te corresponde por zona. Lo que significa que en este caso contarás con aquella que tuviera el propietario. Y que será una de las compañías distribuidoras autorizadas por el gobierno y que operan por todo nuestro país.

Para cambiar de comercializadora, lo primero que te recomendamos es que tengas claro lo que te ofrece. Y te fijes en detalles más allá de lo que te cobra por el Término Fijo o el Término Variable. Como por ejemplo si estás sujeto a una clausula de permanencia o si exige unas condiciones en su letra pequeña que no te convienen.

Una vez que has hecho esto, tan solo tendrás que ponerte en contacto con la compañía a la que vas a cambiarte. Quien te pedirá los datos necesarios para cambiar de comercializadora de gas y llevará a cabo todos los trámites.


¿Cuándo tengo que dar de alta un nuevo suministro de gas?


Dar de alta un nuevo suministro de gas es un proceso sencillo pero que implica una serie de pasos que deberás tener en cuenta. Y que necesita también de una toma de decisiones para las que es importante que estés informado.

El momento en el que tendrás que llevarlo a cabo es cuando la vivienda o local nunca hayan contado con un punto de suministro. O en el caso de que quieras utilizar de nuevo el gas en un local, vivienda o comunidad en el que se dio de baja.

Del primero de los dos casos vamos a hablarte ahora. Dándote la información necesaria para que dar de alta un nuevo suministro de gas sea para ti una tarea sencilla en la que siempre aciertes.

Qué compañía de gas contratar cuando tienes que dar de alta un nuevo suministro

Aunque será la distribuidora de gas que te corresponde por zona quien te conectará al suministro de gas, es interesante que conozcas las distintas tarifas que puedes llegar a pagar una vez que lo des de alta. Así como los dos mercados en los que operan las distintas comercializadoras: el mercado regulado de gas y el mercado libre de gas.

El Mercado Regulado de Gas ofrece un solo tipo de tarifa, la llamada TUR (tarifa de último recurso). Su precio está fijado por el gobierno, es revisado trimestralmente y solo una serie de comercializadoras pueden ofrecerlas. En nuestra web también te contamos con detalle todos los aspectos de la TUR que necesitas conocer.

En el Mercado Libre de Gas, al contrario que sucede con el anterior, las compañías comercializadoras pueden fijar el precio que decidan para sus tarifas. Además de ofrecer a sus clientes distintas promociones y ofertas de las que beneficiarse.

Si antes de dar de alta el suministro quieres conocer cuál es la tarifa más adecuada para tus necesidades, utiliza nuestro comparador de precios de gas. En solo unos segundos sabrás cuál es la tarifa que más te conviene. Y si tienes alguna duda en relación al alta del suministro y las condiciones que ofrecen las distintas comercializadoras, puedes llamarnos y contestaremos encantados a tus dudas.

Cómo dar de alta un nuevo suministro de gas natural

Si has comprado una vivienda o local, o lo estás alquilando, tendrás que llevar a cabo diferentes trámites en relación al punto de suministro. El más común de todos ellos es el cambio de titularidad en el contrato de gas.

Sin embargo, cuando compras una casa de nueva construcción, serás tú quien tenga que dar de alta el gas por primera vez en esa vivienda. Asegurándote en primer lugar que cuenta con la instalación necesaria para el suministro de gas natural.

Una vez hecha esta primera comprobación, los pasos que tendrás que llevar a cabo para dar de alta un nuevo suministro del gas son los siguientes:

Cuánto cuesta da de alta un nuevo suministro de gas natural

Dar de alta el gas no es un proceso gratuito. Conlleva una serie de gastos con los que también tendrás que contar en caso de que decidas darlo de baja en un local o vivienda. Los dos conceptos por los que tendrás que pagar al dar de alta un nuevo suministro de gas natural son los Derechos de Alta de Gas Natural y los Derechos de Acometida.

Derechos de acometida de gas natural

Como comentábamos arriba, para que un usuario pueda disfrutar del gas necesita de una correcta instalación y procesos. De llevarlos a cabo, se ocupan las empresas distribuidoras de gas natural. Cobrando una determinada cantidad a quienes lo solicitan en concepto de Derechos de Acometida.

El precio de Derechos de Acometida siempre es el mismo para todos los usuarios de España. Independientemente del punto del país en el que se encuentren. Y dependiendo de la tarifa de acceso.

En este cuadro, encontrarás el precio de los Derechos de Acometida dependiendo de la tarifa de acceso.

Tarifa de acceso Consumo de gas Derechos acometida (€ con IVA)
3.1 Menos de 5.000 kWh/año 128,67
3.2 Entre 5.000 kWh/año y 15.000 kWh/año 128,67
Entre 15.000 kWh/año y 50.000 kWh/año 295,72
3.3 - 3.4 Más de 50.000 kWh/año 591,48

Como verás, el precio aumenta a medida que el consumo de gas sube. Siendo el mismo en la tarifa 3.1 y la 3.2, las habituales para una vivienda.

Derechos de alta de gas natural

Para poder disfrutar del gas natural, además de los gastos por la acometida tendrás que pagar los derechos de alta. El precio de los mismos varía en función de cada comunidad autónoma. Y depende como en el caso anterior del tipo de tarifa de acceso.

En esta tabla, te mostramos un cuadro con todos los precios:

Comunidad autónoma Coste de los derechos de alta según tarifa de acceso (€ con IVA)
Tarifa 3.1 Tarifa 3.2 Tarifa 3.3 Tarifa 3.4
Andalucía 72€ 76,02€ 97,14€ 107,47€
Aragón 104,86€ 110,87€ 141,62€ 141,62€
Asturias 91,70€ 96,95€ 123,79€ 123,79€
Cantabria 71,46€ 83,68€ 125,52€ 125,52€
Castilla La Mancha 84,95€ 87,63€ 126,12€ 129,25
Castilla León 80,94€ 84,2€ 119,62€ 119,62€
Cataluña 76,58€ 76,85€ 122,54€ 122,54€
Comunidad de Madrid 91,23€ 91,23€ 136,48€ 136,48€
Comunidad Valenciana 88,5€ 88,5€ 124,27€ 157,12€
Comunidad Valenciana (Distribuidora Cegas) 90,97€ 90,97€ 150,37€ 150,37€
Extremadura 88,5€ 88,5€ 123,98€ 157,12€
Galicia 106,89€ 106,89€ 151,78€ 151,78€
Islas Baleares 80,57€ 85,18€ 108,76€ 108,76€
La Rioja 86,56€ 86,56€ 143,57€ 143,57€
Murcia 68,98€ 72,92€ 93,12€ 93,12€
Navarra 93,5€ 106,06€ 139,55€ 139,55€
País Vasco 104,29€ 104,29€ 156,47€ 156,47€

Como verás, los precios en País Vasco suelen ser los más altos, mientras que en la comunidad autónoma de Andalucía se dan los precios más bajos.

Una vez llevados a cabo todos los trámites e instalación, el alta del nuevo suministro es cuestión de muy poco tiempo. Empezando la compañía comercializadora elegida a facturar al usuario la cantidad acordada por cada uno de los conceptos del contrato de gas.


¿Cuánto tardan en dar de alta el gas natural?


El tiempo que tardan en dar de alta el gas en una vivienda depende sobre todo de dos cuestiones. El tiempo que tarda la empresa distribuidora en autorizar el servicio de instalación y la activación del punto de suministro.

Para que la empresa distribuidora autorice el servicio, deberás contactar con ella. Recuerda que según el lugar en el que se encuentre el punto de suministro, te corresponderá una u otra. Y que deberás fijar una fecha para que el técnico pase por tu local o vivienda.

¿Cuánto tardan en dar de alta el gas en un local o negocio?

El tiempo que tardan en dar de alta el gas las distribuidoras no dependen de si el punto de suministro es un local o vivienda. Lo más importante para agilizar los procesos es llamar cuanto antes a la distribuidora y que ésta autorice el servicio de instalación.

Una vez dado este paso, y si el local o vivienda cuentan con las condiciones necesarias para la acometida de gas, el técnico pasará a llevarla a cabo e instalar el contador en un plazo máximo de 7 días hábiles.

Por último, ten en cuenta que si tienes un negocio, y estás dando de alta el gas, pagarás más que si lo hicieras en una vivienda. La razón es el precio de las tarifas de acceso. Los precios varían tanto para dar de alta el gas como en los derechos de acometida.

¿Cuánto tardan en dar de alta el gas en una vivienda?

Los plazos son los mismos que en el caso anterior. De 5 a 7 días hábiles desde la autorización del alta de gas. La fecha que te dará el técnico para pasar por el domicilio no podrá superar ese número de días.

Si quieres tardar lo menos posible en dar de alta el gas, lo importante es que contactes cuanto antes con tu distribuidora. Y también que elijas la comercializadora con la que contratarás el servicio. De esta manera, tendrás todo atado en el momento del alta del punto de suministro.

Para elegir la mejor compañía comercializadora, puedes entrar en nuestro comparador de tarifas. De esa manera te asegurarás de que eliges la más conveniente para ti. Y de forma rápida, sencilla y gratuita.

Por último, ten en cuenta que el precio que pagarás por la instalación y acometida dependerán de lugar de España en el que te encuentres. Y también de cuál sea tu tarifa de acceso.  Por eso es tan importante que elijas la compañía comercializadora más adecuada para ti y así ahorres en tus futuras facturas de gas.


¿Cómo puedo dar de baja el gas natural?


La forma de dar de baja el gas natural empieza por ponerte en contacto con tu compañía comercializadora. Podrás hacerlo a través de internet, teléfono o de forma presencial. Y tendrás que facilitarles una serie de datos para que empiecen con la tramitación de tu baja.

Algunos de estos datos coinciden con los que las comercializadoras piden para cambiar el titular del contrato de suministro. Te los mostramos a continuación:

  • DNI, Nombres y apellidos del titular
  • Dirección del punto de suministro
  • Código CUPS
  • Cuenta Bancaria desde la que se domicilian los pagos. O bien número de contrato.

Encontrarás toda esta información en tu factura de gas. Una vez facilitada a tu comercializadora a través de tu Área de Cliente, teléfono o de forma presencial, será la compañía distribuidora quien pasará a retirarte el contador. El proceso es siempre muy parecido con independencia de cuál sea tu compañía distribuidora o comercializadora. Te lo contamos a continuación.

La retirada del contador al dar de baja el gas natural

No habrás completado el proceso de baja del gas hasta la retirada del contador de tu punto de suministro. Es muy importante que tengas esto en cuenta. En otro caso, puedes seguir pagando el gas natural aunque creas que lo diste de baja.

A menos que el contador sea de tu propiedad, algo poco habitual, la empresa distribuidora será quien lo retire. Te contamos los pasos que debes dar en este sentido para que dar de baja el gas natural se convierta en un proceso sencillo y sin sobresaltos.

Antes de que el técnico se retire, infórmale de cuál es la comercializadora con la que tenías contratado el servicio. Y pregúntale cuánto es el tiempo que estima que tardará en realizarse el trámite. Esto te permitirá calcular mejor cuándo la baja se hará efectiva.

¿Vale la pena dar de baja el gas natural si tengo que volver a darlo pronto de alta?

Ahora que sabes cómo dar de baja el gas natural, puedes estar preguntándote si es una buena medida de ahorro en caso de tener que volver pronto a darlo de alta.

Para saber qué es lo más conveniente en tú caso, puedes hacer un cálculo de lo que ahorras en un año sin tener que pagar por el alta de gas. Y compararlo con aquello que pagarías si, pasado ese tiempo, tuvieses que volver a darlo de alta.

Dependiendo de cada tarifa de acceso, el coste que puede suponer mantener el suministro de gas en tu local o domicilio es muy variable. Siendo muy alto en el caso de las tarifas 3.3 y 3.4 (más habituales en negocios) y más asequible en el caso de las tarifas de acceso 3.1 o 3.2 (viviendas).

Del mismo modo, el precio de dar de alta el gas natural también varía mucho en función de si es para una vivienda o negocio. Pudiendo situarse entre los 200 euros y los 1000 según el caso.


¿Cuándo se recomienda dar de baja el contrato de gas?


En líneas generales, se recomienda dar de baja el gas natural cuando el precio pagado por tener activo el suministro no compensa al cliente. Encontrándose el usuario en una situación en la que está pagando por un servicio que ya no necesita.

Sin embargo, responder a la pregunta sobre cuándo se recomienda dar de baja el gas natural no es tan sencilla. Dado que hay que tener también en cuenta distintos aspectos como los que te mostramos a continuación.

Cuándo se recomienda dar de baja el gas natural de un local

Si estás pensando en dar de baja el gas natural en un local, es porque hasta hoy has podido necesitarlo para el funcionamiento de tu negocio. Y quizás ahora has decidido cesarlo o traspasarlo. O bien estás pensando en pedir un cambio de actividad para tu local. Sea cual sea el caso, se recomienda dar de baja el gas natural cuando:

Como ves, los criterios que utilizamos para recomendarte la baja del gas natural están muy relacionados con el dinero que tendrás que volver a pagar en caso de darlo de nuevo de alta. Activar otra vez el punto de suministro puede llegar a superar los 600 € si necesitas contar con una tarifa 3.3 o 3.4. para tu local y tienes que pagar de nuevo los derechos de acometida.

Cuándo se recomienda dar de baja el gas natural en una vivienda

 Dar de alta el gas en una vivienda tiene un coste mucho menor que en un local que vaya a ser utilizado para el desarrollo de un negocio. Y depende mucho de la comunidad autónoma en la que se produzca el alta. Llegando a alcanzar los 200 € en algunos casos..

Teniendo esto en cuenta, se recomienda dar de baja el gas natural en una vivienda cuando:

Como puedes ver, en este caso se recomienda dar de baja el gas natural solo cuando no vayas a necesitar utilizarlo. O cuando preveas que lo harás pasado un periodo de tiempo muy largo. La razón es que el precio mensual que pagarás por tener dado de alta el gas a pesar de no llevar a cabo ningún consumo es bajo en comparación con lo que supone dar de alta el suministro de nuevo.