Luz

Luz

Ver temas

¿Qué es el Boletín Eléctrico ó Certificado de Instalación Eléctrica (CIE)?


El Certificado de Instalación Eléctrica o Boletín Eléctrico es un documento oficial que certifica que la instalación eléctrica de la vivienda o local está en buen estado. Y cumple con las condiciones necesarias para el suministro eléctrico que exige el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión e Instrucciones Técnicas Complementarias.

En el documento se detallan las características técnicas de la instalación. Es emitido por un instalador electricista autorizado por la administración autonómica competente. También es el encargado de tramitar el boletín con la administración de industria correspondiente

¿Qué información incluye el Boletín Eléctrico?

 Por un lado, incluye los datos identificativos del titular, así como la dirección en la que está ubicado el punto de suministro. Por otro, las características de la instalación, que varían según los tipos:

El boletín también recoge los datos de la empresa distribuidora, que será una u otra en función del lugar en el que se encuentre el punto de suministro. También los datos de la empresa instaladora autorizada y las correspondientes mediciones de comprobación.

¿Cuándo puede pedirte una compañía distribuidora o comercializadora el boletín eléctrico?

El Boletín Eléctrico tiene una vigencia de 20 años. Una vez pasado ese tiempo, será necesario hacer uno nuevo.

Las situaciones más habituales en las que se demanda el Boletín Eléctrico son las siguientes:

¿Te ha quedado alguna duda? Contacta con nosotros en el 91 91 98 300. La misión de watiofy es ayudarte a tomar las mejores decisiones en relación a tu consumo de gas y luz.


¿Qué es el ICP?


El ICP son las siglas de “Interruptor de Control de Potencia”. Es un dispositivo que se utiliza para controlar que la potencia de una instalación no supera la potencia contratada con la empresa comercializadora. También sirve para evitar daños en la instalación por sobrecarga.

Siempre lo instala la empresa distribuidora y viene precintado para evitar cualquier fraude. Ahora, los contadores inteligentes tienen incorporado un dispositivo de control de potencia que sustituye al ICP. 

¿Dónde se encuentra el ICP?

El ICP o Interruptor de Control de Potencia se encuentra en el cuadro general de mandos, junto al diferencial. En caso de que la demanda eléctrica supere la potencia admisible en el punto de suministro, “saltarán los plomos” y la conexión eléctrica se verá interrumpida.

Para poder volver a contar con electricidad, será necesario subir el mando del ICP, que habrá bajado para proteger el punto de suministro de una potencia mayor a la que la instalación eléctrica permite.

¿Qué hacer cuando el ICP salta constantemente?

Cuando se producen interrupciones constantes del suministro eléctrico por los saltos del ICP, tienes dos opciones: o bien aumentar la potencia eléctrica o disminuir la demanda de luz dentro de tu vivienda o local.

En caso de que decidas aumentar la potencia, debes saber que esto implica unos costes. Y que solo podrás hacerlo una vez al año.

El aumento de potencia puede conllevar la petición por parte de la compañía eléctrica de un Boletín Eléctrico. En él, se recoge información relevante sobre la instalación eléctrica del punto de suministro. Entre la que se encuentra la potencia máxima que puede admitir.

En caso de que no contemples esta opción, puedes probar a realizar un consumo más moderado de electricidad. No utilizando a la vez distintos electrodomésticos que requieran mucha potencia, como la vitrocerámica o el lavavajillas. Y llevando a cabo un consumo más eficiente de luz.

¿Crees que necesitas aumentar la potencia contratada de tu punto de suministro? Pregúntanos. En watiofy contestamos encantados a todas tus dudas.


¿Es obligatorio el Interruptor de Control de Potencia (ICP)?


NO. Lo que sí es obligatorio es contar con un sistema de potencia que corte el suministro de energía en caso de que ésta supere la potencia contratada.

Esta función la pueden realizar:

Si tienes un contador inteligente, verás que el rearme es automático. Esto significa que la electricidad volverá pasados unos minutos, sin que tú tengas que ocuparte de ello. Con un ICP tendrás que ser tú quien lo active de nuevo.

Es obligatorio contar con un dispositivo en nuestra instalación que controle la potencia contratada.

A veces sucede que con los contadores inteligentes el suministro de luz no vuelve de forma automática tras haberse cortado. Si esto ocurre, se trata de una anomalía, lo que puede indicarnos un problema adicional o mayor. En estas situaciones, lo mejor es que contactes con tu empresa distribuidora.Una situación muy habitual es que en la instalación convivan el ICP con el Contador Inteligente. En este caso, ten en cuenta que el contador inteligente puede mandar la orden de corte en el punto de suministro, sin que el ICP haya saltado. Haciendo que no encuentres una causa que explique el por qué de la interrupción.

¿Es mejor tener un contador inteligente con gestión de telemedida integrada o un ICP? 

Como te decíamos, lo más importante es que cuentes con uno de los dos. Someter tu punto de suministro a más potencia de electricidad de la que puede soportar es peligroso. Por eso es tan importante que cuando eso sucede el suministro se interrumpa.

Frente al ICP, el contador inteligente ofrece unas ventajas adicionales, como ahorrarte tener que facilitar la lectura de la luz a tu compañía comercializadora. Evitando así una lectura estimada de tu consumo, y con ello sobresaltos. Los contadores inteligentes son obligatorios desde 2018.

Desde watiofy, te aconsejamos que cuentes con ambos dispositivos. Esto aumentará tu seguridad evitando incidencias por sobrecarga en el punto de suministro. Además de permitirte cortar el suministro de la luz rápidamente en caso de cualquier inciden


¿Qué son los derechos de acometida?


Los derechos de acometida son aquellos gastos que tendrás que pagar a la compañía distribuidora para poder disponer de electricidad en tu vivienda o local. En estos gastos no se incluyen los trabajos facturados por un electricista a la hora de realizar la instalación.

Tendrás que pagar derechos de acometida tanto si das la luz por primera vez como si la estas reactivando en un punto de suministro. Pudiendo variar los costes en uno u otro caso en función de cuestiones que ahora pasaremos a contarte.

¿Qué incluyen los derechos de acometida?

Si no pagas los derechos de acometida, no podrás contar con electricidad en tu domicilio. Por lo que es un gasto que no podrás ahorrarte en ningún caso. Te serán incluidos en el pago de tu primera factura de luz.

Los derechos de acometida incluyen el pago de:

Si no pagas los derechos de acometida, no podrás contar con electricidad en tu domicilio.

¿Cuánto tendré que pagar por los derechos de acometida al dar de alta la luz por primera vez?

Si das de alta la luz por primera vez en un local o vivienda, tendrás que pagar por cada uno de los derechos que te mostrábamos anteriormente. Teniendo que decidir cuál será tu potencia contratada, lo que determinará el coste total.

¿Cuanto tendré que pagar por los derecho de acometida al reactivar un punto de suministro?

En este caso, también pagarás todos los conceptos anteriores. Con una excepción: no abonarás los derechos de extensión en caso de que la reactivación de tu punto de suministro se haya producido en un periodo menor a los tres años desde la baja de la luz.


¿Qué son los derechos de extensión?


Los derechos de extensión son uno de los gastos que tendrás que pagar a la compañía distribuidora que te corresponde por el uso de la red eléctrica.

Será la compañía comercializadora a la que has contratado quien te lo cobrará en tu primera factura al dar de alta un nuevo punto de suministro, en el caso de que estés dando de alta la luz por primera vez.

Los precios que tendrás que pagar por este y otros derechos de acometida están regulados por el gobierno. Lo que significa que, sea cual sea la compañía comercializadora que te los facture, abonarás siempre la misma cantidad.

Si estás reactivando un punto de suministro en el que ya disponías de luz, pero decidiste darla de baja por un tiempo, puede que no tengas que abonar los derechos de extensión. También tendrás que pagar por este concepto en caso de que quieras aumentar la potencia contratada.

¿Cuánto hay que pagar por los derechos de extensión?

Eso depende de la situación en la que te encuentres. Los derechos de extensión pueden pagarse por tres razones:

En todos los casos, el precio siempre es el mismo. Pasamos a contártelo en cada caso.

Precio por los derechos de extensión de un Alta nueva

Si estás dando de alta la luz por primera vez, tendrás que pagar estos gastos junto con los de verificación y enganche. Su precio depende de la potencia que vaya a tener tu punto de suministro. El derecho de extensión está directamente relacionado con tu potencia contratada.

El precio de los derechos de extensión está directamente relacionado con la potencia que decidas contratar.

El precio siempre es el mismo: 17,37 € + IVA por cada kW de potencia que vaya a tener tu punto de suministro. A continuación, te mostramos un cuadro que te permitirá ver lo que tendrás que abonar dependiendo de la potencia que elijas.

Potencia normalizada Coste derecho de extensión (SIN IVA)
3,45 kW 59,92€
4,6 kW 79,90€
5,75 kW 99,87€
6,9 kW 119,85€
8,05 kW 139,82€
9,2 kW 159,80€

Como ves, dependiendo de la potencia normalizada que contrates el precio será un u otro. Si más adelante decides subir la potencia contratada, podrás hacerlo aumentando en tramos de 1 décima hasta llegar a la potencia que necesites para tu punto de suministro.

Precio de los derechos de extensión en un aumento de potencia

 Como antes te indicábamos, también pagarás derechos de extensión si decides aumentar la potencia contratada de tu punto de suministro. En este caso, la cantidad será menor que en un alta.

Para calcular el coste total, tendrás que restar los kW de potencia que quieras contratar menos los que actualmente tienes. Para después multiplicar el resultado por 17,37 € + IVA.

Te mostramos un ejemplo de este caso. Imagina que actualmente tu potencia contratada es de 3,45 kW. Las demandas energéticas de tu punto de suministro han cambiado, por lo que decides aumentar 1 kW la potencia contratada, hasta los 4,45 kW.

En esa situación, solo tendrás que pagar 17,37 € + IVA. Si decides subir hasta los 4,95 kW, el precio sería de 26,055 € + IVA. Y en caso de que decidieras aumentar hasta los 5,45 kW, 34,74 € + IVA.

Precio por los derecho de extensión a volver a dar de alta un punto de suministro

Siempre pagarás los derechos de extensión cuando estás dando por primera vez de alta un punto de suministro. Pero lo harás solo en algunos casos si estás volviendo a dar de alta la luz.

Estas situaciones son aquellas en las que decidiste dar de baja la electricidad, y no has vuelto a reactivarla hasta pasados más de tres años. En este caso, volverás a pagar la cantidad correspondiente en función de la potencia contratada con la que decidas contar.


¿Qué son derechos de enganche?


Los derechos de enganche son un concepto que tendrás que pagar a la empresa distribuidora de luz por tener conectada la electricidad a tu punto de suministro desde la red de distribución.

Pagarás por estos derechos en tu primera factura a la compañía comercializadora con la que decidas contratar la luz. Será esta la que, posteriormente, se los haga llegar a la empresa distribuidora.

El precio es el mismo independientemente de cuál sea tu compañía distribuidora de luz. Las cantidades están reguladas por el gobierno e incluidas en el BOE.

¿Cuánto hay que pagar por los derechos de enganche?

El precio de los derechos de enganche es igual en todos los casos. Y se corresponde con el cuadro que te mostramos a continuación.

Tensión Coste derecho enganche (SIN IVA)
Baja tensión hasta 9.2 Kv 9,04€
Alta tensión hasta 36 Kv 79,49€
Alta tensión entre 36 Kv y 72,5 Kv 266,75€
Alta tensión mayor que 72,5Kv 374,54€

La cantidad a pagar varía en función de la tensión, pero no de la potencia contratada. Sea cual sea la cantidad que decidas subir o bajar, abonarás siempre lo mismo.

¿Cuándo tengo que pagar por los derechos de enganche?

De todos los derechos que tendrás que pagar a tu compañía distribuidora por el uso de la luz, los de enganche son los más recurrentes. Tendrás que pagarlos en las siguientes situaciones:

¿Puede cobrarme la compañía comercializadora a la que cambio los derechos de enganche?

No, no puede. Los derechos de enganche son un concepto que solo puede cobrar la empresa distribuidora. A instancias de la comercializadora siempre que se produzca uno de los casos anteriores.

Todos los derechos que tendrás que pagar por el uso de la electricidad están regulados por el gobierno. Lo que significa que ninguna empresa podrá cobrarte por ellos fuera del marco legal establecido.


¿Qué son los derechos de acceso?


Los derechos de acceso es el concepto que tendrás que pagar a la compañía distribuidora de luz por hacer uso de la red eléctrica. Te serán facturados por la compañía comercializadora con la que des de alta tu contrato de luz.

Los derechos de acceso son uno de los gastos que tendrás que pagar, pero no los únicos. Y dependen de la potencia contratada para punto de suministro. La compañía distribuidora te pedirá el Boletín Eléctrico para asegurarse de que la instalación de luz con la que cuentas soporta la potencia contratada que estás solicitando.

Al igual que el resto de Derechos que tendrás que pagar de luz, el precio de los de acceso están regulados por el gobierno. Por lo que pagarás lo mismo independientemente de la compañía comercializadora que te los facture.

¿Cuánto hay que pagar por los derechos de acceso?

El precio depende de la potencia que decidas contratar. Pagarás 19,70 € por kW. A esta cantidad deberás además el correspondiente IVA.

El precio que pagarás por los derechos de luz depende de cuál vaya a ser tu potencia contratada.

Es importante que elijas bien la potencia que contratas para tu punto de suministro. Solo puedes cambiarla una vez al año, y hacerlo implica unos costes. Desde watiofy, te ayudamos a elegir la más adecuada para tus necesidades energéticas

¿Cuándo tengo que pagar los derechos de acceso?

Al igual que sucede con los derechos de enganche, los de acceso son uno más de los que tendrás que pagar siempre que quieras contar con electricidad en un punto de suministro. Éstas son las situaciones en las que tendrás que abonarlos:


¿Qué son los derechos verificación del suministro eléctrico?


Los derechos de verificación son los costes que tendrás que pagar para que la distribuidora certifique que la instalación cumple con la normativa vigente. Y se asegure de que el funcionamiento se produce de forma correcta y sin incidencias.

¿Cuánto hay que pagar por los derechos de verificación?

El precio es de 8,01 € + IVA. Pero, como veremos a continuación, no tendrás que pagar esta cantidad en todos los casos. Al contrario de lo que sucede con otros derechos de acometida, como los de acceso y enganche.

¿Cuándo tengo que pagar por los derechos de verificación?

Los derechos de acceso son los más baratos de todos aquellos que tendrás que pagar cuando das de alta un nuevo suministro. O reactivas uno que contaba con electricidad. Tendrás que pagarlos en los siguientes casos:

 


¿Qué es la instalación de luz monofásica?


La instalación de luz monofásica es aquella que cuenta con una única fase. Así como una única corriente alterna. Su tensión normalizada se encuentra entre los 220 y los 230 voltios.

La corriente monofásica soporta una cantidad de voltios menor que la trifásica. La potencia máxima contratada con la que podrás contar con este tipo de instalación es de 13,86 kW para los 220 voltios y de 14,49 para los 230 voltios.

Solo podrás elegir entre una instalación monofásica o trifásica para disponer de electricidad en tu punto de suministro. Por lo general, la decisión resulta sencilla. Si quieres conocer mejor en qué momento es más conveniente para ti una instalación de luz monofásica, sigue leyendo.

¿Cuando debo elegir una instalación de luz monofásica?

Debes elegir una instalación de luz monofásica cuando:

Recuerda que puedes calcular la demanda eléctrica de tu hogar sumando los kW que necesitan cada uno de tus electrodomésticos. La potencia contratada media en España para viviendas es de 4,81 kW.

Quieres ahorrar en tu factura: Cuánto menor sea tu potencia contratada, menor será lo que pagues por este concepto en tu factura. Si cumples con los dos requisitos anteriores, elige siempre una instalación monofásica. Así como una potencia eléctrica que no supere las necesidades de luz de tu hogar.

¿Cómo sé que mi instalación de luz es monofásica?

La forma más sencilla de verificar que tu instalación es monofásica es dirigirte a tu cuadro de luces. Sabrás que es monofásico porque sus dispositivos son dobles.

Además de llevar a cabo esta comprobación, también podrás llamar al técnico que realizó la instalación. O comprobar en el Boletín Eléctrico sus características. También puedes contactar con nosotros. Te ayudaremos a resolver cualquiera de tus dudas relacionadas con la luz  o el gas.


¿Qué es la instalación de luz trifásica?


La instalación de luz trifásica es aquella que cuenta con tres fases. Así como con tres corrientes alternas diferentes. Está compuesta por tres corrientes alternas monofásicas.

 A diferencia de la monofásica, la tensión normalizada de este tipo de instalación se encuentra entre los 380 y los 400 voltios. La potencia contratada para las instalaciones trifásicas parte de los 15 kW. Una cantidad que tiene sentido cuando la demanda eléctrica del punto de suministro es realmente alta.

Todas las instalaciones eléctricas son monofásicas o bien trifásicas. A continuación, te contamos en qué situaciones resulta conveniente contar con una instalación de luz trifásica.

¿Cuándo es más conveniente tener una instalación de luz trifásica?

La instalación de luz trifásica suele elegirse en los siguientes casos:

Recuerda que puedes calcular la demanda eléctrica de tu hogar sumando los kW que necesitan cada uno de tus electrodomésticos. La potencia contratada media en España para viviendas es de 4,81 kW.

No puedes permitirte interrupciones constantes en tu punto de suministro: Cuando el uso eléctrico que estás haciendo en tu punto de suministro supera la potencia máxima que tu instalación puede soportar, “saltan los plomos”. Haciendo que se corte la electricidad y los aparatos conectados se detengan. Si tienes un negocio, este parón puede suponer un gran problema. Sobre todo en momentos en los que estés atendiendo a tus clientes. Una instalación trifásica con la potencia contratada adecuada te permite evitar este tipo de contratiempos.

¿Cómo sé que mi instlación de luz es trifásica?

La forma más facil de saber si tu instalación es trifásica a es mirar tu cuadro de luces. Si tu ICP es un interruptor triple, tu instalación es trifásica

Otra forma de saber si tu instalación es trifásica es comprobar tu Boletín Eléctrico. O preguntar al técnico que llevo a cabo la instalación.


¿Es mejor la instalación monofásica o trifásica?


La instalación de luz monofásica es mejor para ti en caso de que la demanda eléctrica de tu punto de suministro no supere los 14,49 KW de potencia (13,86 KW en algunos casos). Si no es así, será la instalación trifásica la opción más recomendable.

La instalación trifásica será la que debas elegir si cuentas con una vivienda o empresa con una alta demanda eléctrica. Como por ejemplo una fábrica, o un restaurante que cuente con un gran número de electrodomésticos. Sea cual sea tu empresa, si quieres utilizar electrodomésticos cuya potencia es de 380 V, necesitarás contar con una instalación trifásica.

Como ves, la respuesta depende sobre todo de las necesidades de tu punto de suministro. Así como de su uso, siendo importantes las diferencias cuando se trata de una vivienda o de un negocio.

¿Cómo puedo saber qué potencia contratar y así elegir una instlación trifásica o monofásica?

Para saber qué potencia eléctrica debes contratar, cuentas con varias opciones. Son las siguientes.

Tanto si tu instalación eléctrica es monofásica, como trifásica, elegir bien la potencia contratada te permitirá ahorrar una buena cantidad de dinero en tu factura.

Una vez que elijas tu potencia contratada, solo podrás cambiarla una vez al año. Y siempre te supondrá un coste. Ten en cuenta que quedarte corto hará que no puedas utilizar a la vez todos tus electrodomésticos. Mientras que, si te pasas, pagarás mucho más de lo que deberías.

¿Cómo puedo saber si mis electrodomésticos sirven para una instalación monofásica o trifásica?

La gran mayoría de electrodomésticos son monofásicos. Su potencia es de 220 V. Podrás comprobarlo en su ficha técnica o instrucciones.

En el caso de los trifásicos, estos son todos aquellos que tienen un uso industrial. Su potencia, al contrario que los monofásicos, es de 380 V. Su ficha técnica también te indicará su potencia.


¿Por qué es importante revisar las instalaciones eléctricas?


Contar con una instalación eléctrica que se encuentre en mal estado supone importantes riesgos para los usuarios del punto de suministro. Revisarla permite detectar posibles anomalías. Así como prevenir problemas futuros que implican peligro para las personas que se encuentran en el punto de suministro.

La revisión de la instalación eléctrica debe ser realizada por un técnico autorizado. Y llevarla a cabo cuando aparecen los primeros signos de deterioro o mal funcionamiento es la mejor forma de prevenir riesgos.

¿Cuales son los problemas más habituales en una instalación eléctrica?

Una vivienda o local con deficiencias en su instalación supone un peligro para ti y para todas las personas que se encuentren en el inmueble. Deberás pedir a un técnico que revise tu instalación cuando te encuentres con situaciones como las siguientes:

¿Qué consecuencias puede suponer una instalación eléctrica en mal estado?

Los principales riesgos a los que conduce una instalación eléctrica en mal estado son la electrocución y el incendio. Por eso es tan importante comprobar periódicamente el estado de la instalación. Y asegurarse de que no existen puntos de riesgo.

Desde watiofy, te recomendamos que no esperes a ver de forma clara un indicador de mal estado de la instalación eléctrica de tu local o vivienda. Y, en caso de que lo veas, no dudes en ponerte en contacto con un técnico autorizado.