Gas

Gas

Ver temas

¿Cómo se conecta la vivienda a la red de distribución?


La forma en la que se conecta la vivienda a la red de distribución de gas depende principalmente de dos factores: si la vivienda se encuentra dentro de un edificio o si se trata de una vivienda unifamiliar.

En el primer caso tendrás que contar con una IRI, o Instalación Receptora Individual, que a su vez tendrá que estar conectada con una Instalación Receptora Común (IRC). En el segundo, no será necesario conectar la IRI con la IRC. En su lugar, podrás conectarla directamente con la red de distribución da gas.

Para que exista suministro de gas, debe haberse realizado una acometida. Con el paso de los años, son más los edificios y viviendas unifamiliares en las que se ha realizado durante su construcción. Pero en caso de tener que realizarla por primera vez supondrá unos costes y tiempos que dependerán de cada tipo de vivienda o edificio.

Qué precio hay que pagar cuando se conecta la vivienda a la red de distribución de gas

El precio que tendrás que pagar para conectar la vivienda a la red de distribución de gas están condicionados por distintos factores. Algunos dependen de una decisión individual, mientras que en otros deberás tener en cuenta las características del edificio en el que se encuentra tu vivienda.

Entre los aspectos que determinarán lo que pagarás si decides conectar tu vivienda a la red de distribución de gas, se encuentran:

En caso de que tu vivienda sea unifamiliar, y no cuente con acometida, deberás tener en cuenta otros factores. Como el tiempo necesario para que esta se realice, y que en su instalación se levantarán superficies como pavimento o asfalto públicos.

Cuánto tempo se tarda en conectar la vivienda a la red de distribución

El tiempo necesario para conectar la vivienda a la red de distribución de gas natural varía dependiendo de si el edificio cuenta o no con una IRC. Si es el caso, el proceso es más sencillo y rápido. En caso contrario, los tiempos se alargarán y también se encarecerá el precio.

Aunque no existe una medida exacta del tiempo que se tardará en cada caso, la finalización de las obras de instalación pueden situarse en intervalos como los que te mostramos a continuación:


¿Cómo llega el suministro de gas a tu hogar?


La forma en la que llega el suministro de gas a tu hogar es a través de la red de distribución. Esta red está conformada por un conjunto de canalizaciones, que transportan el gas hasta hacerlo llegar a la Instalación Receptora Individual de Gas (IRI) o la Instalación Receptora Común (IRC).

Si tu hogar está dentro de un edificio, es prácticamente seguro tu IRI está conectada a la IRC. En caso de que tu hogar sea una vivienda unifamiliar, contarás con una IRI conectada directamente a la red de distribución de gas natural.

Pero antes de que el gas llegue a una de estas dos unidades receptoras, ha tenido que pasar por una serie de procesos. Y estos van desde su producción hasta su distribución y comercialización. Si quieres saber más sobre todos ellos, sigue leyendo y te lo descubriremos.

La producción como primer paso por el que llega el suministro de gas a tu hogar

El gas natural se encuentra en el subsuelo, en yacimientos de hidrocarburos. Para poder transportarlo y comercializarlo, es necesario tratarlo y procesarlo. Eliminando algunos componentes que pueden resultar nocivos antes de llevarlo al mercado.

Para transportar el gas, se utilizan dos vías. O bien los gasoductos o bien las esferas y cisternas. Para poder trasladarlo en este caso, se pasa el gas pasa a estado líquido, convirtiéndolo en GNL (Gas Natural Licuado).

Cómo se almacena, transporta y distribuye el gas natural

El gas se almacena en tanques cuando se encuentra en estado líquido. Mientras que lo hace en almacenamientos subterráneos si está en estado gaseoso. Desde el punto de vista económico y técnico, la segunda forma resulta más rentable que la primera.

El gas líquido se traslada a través de esferas o cisternas. Bien a través de barcos o de camiones. Ocupando unas 600 veces menos que en estado gaseoso y facilitando así su transporte.

Al llegar al puerto de las ciudades, el gas se almacena en depósitos de gran tamaño. Para introducirlo desde ahí a la red de distribución. En aquellas ciudades que no cuentan con puertos o gasoductos en los que guardarlo, el gas se almacena en camiones cisterna introduciéndolo en la red local de gas cuando sea necesario.

El proceso de almacenamiento, transporte y distribución necesita de una supervisión, que en nuestro país lleva a cabo fundamentalmente Enagás.  Además de su labor en España, cuenta con infraestructuras en distintos países de Sudamérica.

Cómo llega el suministro de gas a tu hogar a través de la distribución y la comercialización

En nuestro país, seis son las compañías encargadas de conectar los puntos de suministro de los hogares con la red de distribución de gas:

Según la zona de España en la que vivas, te corresponderá una u otra. 

Las compañías distribuidoras son las encargadas, entre otras cosas, de hacer la lectura de tu contador de gas, mantener los equipos o solucionar incidencias y averías.

Las comercializadoras, por otra parte, son quienes tienen contacto con el cliente y a quien pagas por el suministro de gas a tu hogar.


¿Cuál es el coste de una instalación de gas natural?


El costo de una instalación de gas natural viene determinado por las obras que tendrás que hacer en tu vivienda o local para poder acceder a la red de distribución. Estas pueden resultar más complejas o sencillas dependiendo de diferentes factores, que van desde el lugar en el que se encuentre tu vivienda hasta si es o no unifamiliar. También tendrás que tener en cuenta otras cuestiones, de las que te hablaremos a continuación.

Además del precio que tendrás que pagar por la instalación de gas natural, también hay otros gastos con los que tendrás que contar. Como el alta del gas y los derechos de acometida.

¿Cuál es el costo de una instalación de gas natural en una vivienda unifamiliar?

Si vas a instalar gas natural en tu vivienda y ésta es unifamiliar, será necesario que conectes el punto de suministro de tu hogar directamente a la red de distribución.

Para hacerlo, tendrás que llevar a cabo una acometida, en la que se instalarán los conductos necesarios para conectar la red de distribución con tu IRI (Instalación Receptora Individual).

Dependiendo de las necesidades, la acometida tendrá un precio u otro. Así como un tiempo hasta que se finalicen las obras.

Además de los gastos que esto implique, tendrás que tener en cuenta otros derivados de aspectos como:

Junto con aquello que pagarás al instalador por las obras, hay dos costes más que tendrás que asumir:

Los derechos de acometida dependen de la tarifa de acceso que vaya a contratarse. Los precios van de los 128,67 euros para las de consumo más pequeño(menos de 5000 kW/h al año) a los 591, 48 para las que superan los 15.000 kW/h al año (Tarifas de acceso 3.3 y 3.4).

El precio del alta de gas natural también es diferente en función del consumo anual. Y también de la Comunidad Autónoma en la que se contrate

¿Cuál es el costo de una instlación de gas natural en una vivienda que se encuentra en un bloque de edificios?

Instalar el gas natural en una vivienda que forma parte de un edificio con conexión con la red de distribución de gas resulta mucho más sencillo. La acometida irá directamente a la Instalación Receptora del Edificio (IRE) que se conectará con la Instalación Receptora Individual (IRI) de la vivienda en la que se instalará el gas.

Esto supone no solo un precio a menudo menor de la instalación. Sino también un proceso mucho más sencillo y rápido que el que puede implicar la instalación de gas en una vivienda unifamiliar.

Al igual que sucede con el costo de una instalación de gas natural en una vivienda unifamiliar, el precio total de la instalación dependerá también de las características de la vivienda. Así como de los equipos que estarán conectados y los radiadores o caldera que vas a colocar.

Del mismo modo, y al igual que en el caso anterior, tendrás que hacer frente a los gastos de los Derechos de Acometida de Gas y a los derechos de alta para poder contar con un punto de suministro de gas en tu hogar.


¿Existe algún tipo de ayuda financiera para los que optan por el gas natural?


Además del gas natural, existen otras fuentes de energía que se utilizan para proporcionar calefacción o agua caliente en los hogares. Tales como el gas butano, propano o la electricidad.

Dado que el gas natural es el combustible fósil más limpio del mundo, el gobierno ofrece en ocasiones ayudas financieras para facilitar su instalación. O bien ayudas a usuarios que ya cuentan con gas natural, como por ejemplo subvenciones para la instalación de calderas más eficientes.

Aquellas personas que cuentan con el Bono Social Eléctrico pueden también beneficiarse del Bono Social Térmico. Una ayuda que el gobierno concede a los consumidores más vulnerables económicamente. En este caso, sin embargo, no se trata de una ayuda específica por uso de gas natural. Sino de una ayuda que permita a estos usuarios ahorrar en calefacción, cocina y agua caliente.

Watiofy, el comparador que te ayuda a ahorrar en tus facturas de gas

Con watiofy podrás conocer qué tarifa de gas es la más adecuada para ti. Gracias a nuestro comparador, sabrás en segundos qué tarifa te ofrece mejores condiciones para el ahorro de tu tarifa. Y todo ello de forma sencilla y completamente gratuita.

Si después ver en segundos las mejores tarifas para ahorrar en gas, te ha quedado alguna duda, siempre puedes contactar con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte con cualquier cuestión que pueda ayudarte a ahorrar en tu factura de luz o gas.


¿Qué es el Certificado de Instalación de gas natural?


El Certificado de la instalación o Boletín de Gas es el documento que garantiza que tu instalación cumple con las condiciones necesarias para la recepción y transmisión de gas. También recoge el correcto funcionamiento de los aparatos que lo consumen, como los fuegos de la cocina o los radiadores.

Necesitarás este certificado independientemente del tipo de gas que utilices. Tanto si se trata de natural como si es butano o propano.

Existen dos tipos de certificados:

Si tienes un local independiente o una vivienda unifamiliar y quieres contar con gas, solo te hará falta el Certificado de la Instalación Receptora Individual. El Certificado de la Instalación Receptora Común no será necesario para estos casos.

¿Cuándo necesitas el certificado de la instalación de gas?

Necesitarás el Certificado de Instalación de Gas o Boletín de Gas en las siguientes situaciones:

Cuando das el gas de alta por primera vez: Si no existía un punto de suministro de gas en el local o vivienda, como sucede en las viviendas de nueva construcción, será necesario que cuentes con el certificado para proceder al alta.

En caso de llevar a cabo un cambio en la instalación: Con el nuevo certificado que te sea emitido, quedará constancia de que el punto de suministro sigue siendo apto para la recepción del gas.

En el momento de reactivar el suministro: Si el gas ha estado dado de baja en un local o vivienda durante mucho tiempo, es muy posible que necesites pedir un nuevo certificado. La compañía distribuidora o comercializadora te lo exigirá para tramitar de nuevo el alta. 

¿Cuánto cuesta el boletín de gas?  

No existe un precio exacto para el Certificado de la Instalación de Gas o Boletín de Gas. Por ejemplo, cuando se trata de un primer certificado para una vivienda, el precio se sitúa entre los 100 y los 150 €. El coste es mayor para el Certificado de la Unidad Receptora Común. Y se sitúa en torno a los 130 € cuando se trata de la revisión de modificaciones llevadas a cabo en la instalación.

El precio del Boletín de Gas depende en cada caso. Por eso, te recomendamos solicitar varios presupuestos antes de decidirte por uno.

Ten en cuenta que los precios varían dependiendo del tamaño del loca o vivienda, y también del instalador autorizado. Te recomendamos que hagas una comparativa de presupuestos antes de tomar una decisión.

¿Cómo solicitar el certificado de la instalación de gas?

Para solicitarlo, puedes ponerte en contacto con la empresa distribuidora que te corresponde. O bien llamar o escribir a una empresa instaladora. Una vez que cuentes con el certificado y la empresa distribuidora verifique que se cumplen con todas las medidas necesarias, procederá a activar el suministro.

Necesitas el certificado de Instalación de Gas para que la empresa distribuidora proceda a activar el suministro en tu local o vivienda.

Estas medidas están recogidas en RITE, siglas de Reglamento de Instalaciones Térmicas de Edificios. El instalador autorizado que te emitirá el Boletín lo hará una vez compruebe que tu instalación cumple con esas medidas.

¿Qué información recoge el certificado de gas?

El Certificado de Gas tiene que recoger obligatoriamente una serie de datos, que te mostramos a continuación:

 


¿Qué son los derechos de alta?


Los derechos de alta del gas natural son un pago obligatorio si quieres contar con un punto de suministro de gas. Tanto si nunca antes tuviste gas en tu vivienda o local como si lo diste de baja en algún momento y quieres volver a darlo de alta.

Las distribuidoras cobran estos derechos como contraprestación a distintos procesos. Con ellos, se aseguran de que el gas llega correctamente al punto de suministro. Ofreciendo la posibilidad al usuario de instalar gratuitamente el correspondiente contador en su punto de suministro o revisar que la empresa instaladora autorizada lo ha colocado correctamente.

Los derechos de alta son fijados de forma distinta por cada comunidad autónoma. Por lo que dependiendo de dónde se encuentre tu punto de suministro, pagarás una cantidad u otra.

¿Cuanto cuestan los derechos de alta de gas natural?

Como te explicábamos arriba, los derechos de alta de gas natural varían de precio según cada comunidad autónoma. Si vives en Madrid, por ejemplo, pagarás entre 91,23 y 136,48 según tu tarifa de acceso. Mientras que si vives en Cataluña los precios se situarán entre los 76,58 € y los 122,54 €.

A continuación, encontrarás en esta tabla todos los precios de los derechos de alta de gas natural.

Comunidad autónoma Coste de los derechos de alta según tarifa de acceso (€ con IVA)
Tarifa 3.1 Tarifa 3.2 Tarifa 3.3 Tarifa 3.4
Andalucía 72€ 76,02€ 97,14€ 107,47€
Aragón 104,86€ 110,87€ 141,62€ 141,62€
Asturias 91,70€ 96,95€ 123,79€ 123,79€
Cantabria 71,46€ 83,68€ 125,52€ 125,52€
Castilla La Mancha 84,95€ 87,63€ 126,12€ 129,25
Castilla León 80,94€ 84,2€ 119,62€ 119,62€
Cataluña 76,58€ 76,85€ 122,54€ 122,54€
Comunidad de Madrid 91,23€ 91,23€ 136,48€ 136,48€
Comunidad Valenciana 88,5€ 88,5€ 124,27€ 157,12€
Comunidad Valenciana (Distribuidora Cegas) 90,97€ 90,97€ 150,37€ 150,37€
Extremadura 88,5€ 88,5€ 123,98€ 157,12€
Galicia 106,89€ 106,89€ 151,78€ 151,78€
Islas Baleares 80,57€ 85,18€ 108,76€ 108,76€
La Rioja 86,56€ 86,56€ 143,57€ 143,57€
Murcia 68,98€ 72,92€ 93,12€ 93,12€
Navarra 93,5€ 106,06€ 139,55€ 139,55€
País Vasco 104,29€ 104,29€ 156,47€ 156,47€

Como puedes comprobar, existe una diferencia importante en los precios según la tarifa de acceso. La 3.1 y 3.2 es la que suele utilizarse en los hogares. Mientras que la 3.3 y la 3.4 es aquella que corresponde a puntos de suministro con un uso industrial o de negocio, y por tanto más alto.

Al dar de alta el gas, la distribuidora lleva a cabo un cálculo para determinar cuál será tu tarifa de acceso. Dependiendo del consumo anual de kW/h que estima que realizarás al año:

¿Solo tengo que pagar los derechos de alta de gas natural para poder disponer de gas?

Eso depende de si estás dando de alta el punto de suministro por primera vez o no. En caso de que sea así, tendrás que pagarlos. Mientras que si diste de baja el gas y vuelves a darlo de alta en un periodo no superior a los cinco años, no tendrás que hacerte cargo de este gasto.

Los derechos de acometida de gas también se pagan a la distribuidora. Y permiten al usuario conectar su punto de suministro a la red de distribución de gas. Los precios, en este caso, son los mismos para todas las comunidades autónomas. Y también varían en función de la tarifa de acceso que se aplicará al usuario.


¿Que son derechos de acometida?


Los derechos de acometida son el importe que debes pagar por aquellas operaciones que hacen posible que tu vivienda o local cuenten con un punto de suministro de gas natural. Una de ellas es precisamente la acometida. Un proceso mediante el cual la red de distribución de gas se conecta con tu punto de suministro.

¿Cuando se pagan los derechos de acometida de gas?

Los derechos de acometida se pagan cuando se produce uno de estos dos casos:

¿Cuánto se paga los derechos de acometida de gas?

El precio depende principalmente de la tarifa de acceso que vaya a darse de alta. En total. Son cuatro, la 3.1, la 3.2, la 3.3 y la 3.4. Sin embargo, no pagarás lo mismo si tienes una tarifa 3.2 cuyo consumo anual previsto es menor o igual a 15.000 kW/h que si su consumo supera esta cantidad. Para que lo veas más claro, te mostramos la siguiente tabla.

Tarifa de acceso Consumo de gas Derechos acometida (€ con IVA)
3.1 Menos de 5.000 kWh/año 128,67
3.2 Entre 5.000 kWh/año y 15.000 kWh/año 128,67
Entre 15.000 kWh/año y 50.000 kWh/año 295,72
3.3 – 3.4 Más de 50.000 kWh/año 591,48

Las cantidades que ves, corresponden al precio de los derechos de acometida en 2019. Como podrás comprobar, existe un salto importante en las tarifas pensadas para uso doméstico (3.1 y 3.2) frente a las de uso industrial (3.3 y 3.4).

¿A quién tengo que pagar los derechos de la cometida de gas?

Los derechos de la acometida de gas los cobra la empresa distribuidora. Quien se ocupa de comprobar que todos los procesos de instalación son correctos y de que puedes disfrutar con seguridad del gas en tu punto de suministro.

También será a la distribuidora a quien tendrás que pagar por los derechos de alta de gas. La cantidad en este caso depende de los precios fijados por cada comunidad autónoma. Siendo este trámite también de pago obligatorio para empezar a disfrutar del gas natural en tu vivienda o local.


¿Quién realiza la revisión de la instalación general de gas?


Quien se ocupa de realizar la revisión de la instalación de gas puede ser o bien una empresa autorizada de instalación de gas o bien una distribuidora. La compañía distribuidora que te corresponde depende el lugar en el que se encuentra tu punto de suministro.

Este proceso se lleva a cabo cada cuatro años en País Vasco y cada cinco en el resto de España. Y es muy importante de cara a asegurar el correcto funcionamiento de la instalación.

La distribuidora de gas tiene la responsabilidad de avisar al consumidor de que tiene que llevar a cabo una inspección al menos con tres meses de antelación. En ese momento, el consumidor podrá decidir si quiere que sea la distribuidora o una empresa independiente quien realice la inspección.

¿Qué ocurre si no se lleva a cabo la revisión de la instalación general de gas?

La revisión de la instalación o inspección de gas es obligatoria una vez pasado el tiempo que te señalábamos arriba. La distribuidora propondrá una cita al usuario para la visita del técnico, quien será en encargado de revisar que todo funciona correctamente.

En caso de que el consumidor obstaculice voluntariamente la visita del técnico, la distribuidora podrá notificarlo a las autoridades. Pudiendo tomar medidas como la suspensión del gas natural en el punto de suministro hasta que la situación se resuelva.

¿Qué sucede cuando el resultado de la inspección no es favorable?

El técnico, en su visita al local o domicilio donde se encuentra el punto de suministro, determina si la inspección es o no favorable. A partir de las diferentes incidencias encontradas, y que pueden dividirse en:

Cuando se trata de incidencias leves, el responsable del punto de suministro cuenta con 15 días para corregirlas y pedir una nueva inspección. En el caso de las graves y muy graves, el revisor precintará la instalación y ésta solo podrá volver a utilizarse una vez subsanadas las incidencias.


¿Cuándo hay que revisar la caldera de gas natural?


El periodo establecido marcado por ley para revisar la caldera de gas natural es de dos años en calderas domésticas. Y permite comprobar que no existe ninguna anomalía en la caldera que corresponde a tu punto de suministro. Además, la revisión permite verificar que su eficiencia y emisión de gases se encuentran dentro de los parámetros correctos.

Esta normativa se rige por el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los edificios (RITE). Y recoge todas las obligaciones del usuario en relación al mantenimiento de sus instalaciones térmicas. Si la fuente de energía que consumes en tu hogar es otra diferente al gas natural,  como gasóleo, la frecuencia con la que tendrás que hacer la revisión será de un año como máximo.

Como consumidor, es tu responsabilidad solicitar la revisión de la caldera en los tiempos establecidos. Por lo que tendrás que ponerte en contacto con una empresa mantenedora certificada, servicio técnico o comercializadora antes de que cumpla el plazo de revisión.

¿Quien tiene que revisar la caldera de gas natural?

 Como consumidor, cuentas con varias opciones a la hora de revisar tu caldera. Puedes elegir libremente cualquiera de ellas, siempre y cuando se encuentre entre las recogidas en el RITE. A continuación, te mostramos las diferentes posibilidades que ya te mencionábamos arriba para que elijas aquella que te resulte más conveniente:

¿Cómo saber si la revisión de gas natural que me ofrecen es un timo?

 En los últimos tiempos, han proliferado los timos de falsos instaladores. Personas no profesionales que han llamado a domicilios y cobrado por una supuesta revisión obligatoria de caldera. Haciendo su particular agosto y sin dar respuesta al verdadero propósito de la revisión.

 Hay determinados comportamientos que pueden alertarte de un posible timo. Son los siguientes:

Además de estos comportamientos que deben ponerte sobre aviso, recuerda que la revisión de caldera es obligatoria cada dos años. Lo que significa que, si la has hecho recientemente, ninguna compañía, mantenedor cualificado o servicio técnico debería avisarte de la necesidad de realizarla.